Swiss premium oral careSwiss premium oral care

Elige tu país España España
Envío gratis en pedidos superiores a €50
Entrega en 4-7 días laborables (sin entrega a Islas Canarias)
Pago seguro con 3D Secure

Dolor de mandíbula: Causas y tratamiento

Cuando pensamos en el dolor, la mandíbula no es probablemente el primer lugar que nos viene a la mente. Sin embargo, el dolor de mandíbula está más extendido de lo que se cree y puede tener muchas causas. Este artículo examina los síntomas, los problemas asociados y los posibles métodos de tratamiento.

min read
May 2023
https://curaprox.es/blog/post/Dolor-de-mandibula-Causas-y-tratamiento
min read
May 2023
https://curaprox.es/blog/post/Dolor-de-mandibula-Causas-y-tratamiento

Síntomas

El dolor mandibular puede manifestarse como una limitación de la movilidad de la mandíbula. Las personas que lo padecen suelen oír un chasquido o chasquido o sentir molestias y chirridos en la articulación de la mandíbula (articulación temporomandibular). Cuando aparecen estos síntomas, masticar, hablar y bostezar puede resultar incómodo o incluso doloroso.

Síntomas acompañantes

El dolor de mandíbula suele ir acompañado de otros síntomas que pueden variar mucho de una persona a otra. A veces su intensidad es leve, tenue o apenas perceptible. Dependiendo de la gravedad del dolor, conviene buscar atención médica especializada para garantizar un tratamiento adecuado y evitar el desarrollo de posibles complicaciones.

Dolor de muelas

El dolor de muelas es un síntoma acompañante frecuente del dolor mandibular. El dolor se irradia desde la articulación de la mandíbula hasta el diente afectado y va acompañado de una desagradable sensación de presión. La causa puede ser una fuerza excesiva que actúa sobre la articulación de la mandíbula y provoca irritación o inflamación. La caries dental, los abscesos o la enfermedad de las encías (gingivitis) son otras posibles causas del dolor.  

Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza pueden presentarse de diversas formas, desde una sensación sorda de presión hasta fuertes ataques de migraña. Una posible causa podría ser el estrés adverso en la articulación de la mandíbula, que provoca tensión muscular en la zona del cuello y los hombros. Los músculos de esta zona están estrechamente conectados con la articulación de la mandíbula y cualquier sensación de dolor puede irradiarse a la cabeza. La inflamación o la artrosis suelen indicar fuerzas excesivas que actúan sobre la articulación de la mandíbula.

Dolor de oídos

Una articulación mandibular inflamada cerca del oído puede causar dolor de oído. También puede deberse a una infección e inflamación del oído medio o a una irritación del nervio auditivo debida a alteraciones de la articulación mandibular. Por otra parte, el dolor de oído unilateral suele ser signo de un trastorno de la articulación mandibular en ese lado de la cabeza.

Dolor de garganta

El dolor de garganta que lo acompaña suele deberse a la inflamación de los músculos del cuello causada por una tensión adversa en la articulación de la mandíbula. La inflamación de las glándulas salivales también puede causar dolor de garganta, ya que están situadas muy cerca de la articulación de la mandíbula.

Dificultad para tragar

Si experimenta problemas para tragar acompañados de dolor en la mandíbula, bien podría ser un signo de tensión o bloqueo en la articulación mandibular. Esta tensión puede afectar negativamente a los músculos del cuello y dificultar la deglución. También puede tener problemas para tragar si tiene inflamadas las glándulas salivales.

Dolor de espalda

La articulación de la mandíbula está conectada a los músculos del cuello y el hombro, que llegan hasta la parte baja de la espalda. Una articulación mandibular bloqueada puede provocar tensión y dolor de espalda.

Dolor de ojos

Si la articulación de la mandíbula está tensa y rígida, puede provocar tensión en los músculos responsables del movimiento ocular. Masajear o estirar los músculos que rodean la mandíbula puede ayudar a relajarlos y aliviar el dolor ocular.

Puntos de dolor

El dolor de mandíbula puede afectar a distintos puntos del cuerpo: por ejemplo, la articulación mandibular, los dientes o los músculos. Conocer los distintos puntos dolorosos ayuda a identificar la causa de las molestias y a elegir el tratamiento adecuado. Una buena higiene bucal, la gestión del estrés y los ejercicios de estiramiento ayudan a aliviar el dolor de mandíbula o a prevenirlo por completo.

En uno o ambos lados

El dolor de mandíbula puede afectar a uno o ambos lados de la cara y variar en intensidad. Se trata de un síntoma frecuente de problemas en la articulación mandibular y puede atribuirse a diversos factores. El dolor de mandíbula unilateral puede, por ejemplo, ser el resultado de una posición defectuosa de la articulación mandibular, que provoca fuerzas excesivas que actúan sobre la articulación real.

Sin embargo, el dolor de mandíbula en un lado de la cara también puede indicar una infección dental o caries. El dolor se extiende al oído o se origina en el propio oído. Otra posible causa del dolor mandibular unilateral es la tensión en los músculos que rodean la mandíbula. La tensión muscular suele aparecer sólo en un lado de la cara, hasta la zona de la sien.

Puntos temporales

El dolor de mandíbula puede aparecer en cualquier momento del día o de la noche. Una buena postura, técnicas de relajación y una posición correcta para dormir pueden ayudar a frenar el dolor de mandíbula antes incluso de que empiece.

Dolor repentino de mandíbula

Las lesiones, por ejemplo si se ha golpeado o caído sobre la mandíbula, pueden causar graves molestias. Un diente agrietado o una inflamación de la raíz también son motivos frecuentes de dolor mandibular repentino

Por la noche

El dolor de mandíbula por la noche se debe, en muchos casos, a la tensión de los músculos que rodean la mandíbula. Una mala postura, el estrés o la ansiedad pueden provocar fuerzas excesivas en los músculos de la mandíbula. Los ejercicios regulares de relajación -por ejemplo, yoga o ejercicios de respiración- ayudan a regenerar los músculos y aliviar el dolor de mandíbula.

Por la noche

Si el dolor de mandíbula aparece por la noche, puede deberse a que aprietas o rechinas los dientes mientras duermes. Esto es bastante frecuente, sobre todo entre las personas que sufren estrés o ansiedad. Las férulas bucales especiales pueden evitar el rechinamiento de los dientes y son un tratamiento eficaz para aliviar los músculos que rodean la mandíbula por la noche.

Rechinar los dientes: Síntomas, causas, consecuencias

Después de despertar

Una postura incorrecta al dormir también puede sobrecargar los músculos de la mandíbula mientras duerme. Un colchón y una almohada ortopédicos favorecen una postura saludable al dormir.

Actividades

A menudo, los movimientos inconscientes pueden hacer que la mandíbula empiece a doler. Las lesiones, una posición defectuosa o el uso excesivo también pueden ser motivo de dolor al realizar determinadas actividades:

Masticar

El dolor al comer puede atribuirse a una posición incorrecta de las articulaciones de la mandíbula o a una presión excesiva al masticar

Abrir la boca

Los problemas para abrir la boca también pueden causar dolor de mandíbula. En muchos casos, el motivo es una lesión de los músculos que rodean la mandíbula o un trastorno de las articulaciones mandibulares

Bostezo

Los problemas en las articulaciones de la mandíbula son más probables si se estira demasiado la mandíbula al bostezar. Esto puede deberse a un trastorno de las articulaciones mandibulares o a una lesión de los músculos que rodean la mandíbula.

Tumbado

Algunas personas se quejan de dolor de mandíbula, sobre todo al acostarse. Esto puede ser consecuencia de una mala postura al dormir, una almohada incorrecta o un entorno inadecuado para dormir.

Jogging

El dolor de mandíbula al correr puede deberse a diversos factores, como fuerzas excesivas que actúan sobre los músculos que rodean la mandíbula por el movimiento repetitivo de correr, técnicas de respiración inadecuadas o tensión en los músculos del cuello y los hombros. En algunos casos, sin embargo, los síntomas de un trastorno de la articulación mandibular pueden estar relacionados con una posición incorrecta o una lesión de la articulación mandibular.  

Condiciones

El dolor de mandíbula puede desencadenarse por afecciones específicas y atribuirse a diversos factores. Entre ellos se incluyen:

Dolor de mandíbula con el frío

La sensibilidad al frío favorece el dolor de mandíbula. La exposición al frío sin la protección adecuada, como una bufanda o un gorro, puede sobrecargar los músculos de la mandíbula y provocar dolor. Por eso es importante mantener la mandíbula caliente, sobre todo cuando hace frío.

Dolor de mandíbula después de beber alcohol

El alcohol también puede desencadenar dolor de mandíbula. El consumo de bebidas alcohólicas hace que los músculos que rodean la mandíbula se relajen, lo que puede provocar dolor. Además, la capacidad del alcohol para interrumpir el suministro de sangre a la mandíbula también puede ser una fuente de dolor en algunas personas.

Posibles causas

A menudo, el dolor de mandíbula está directamente relacionado con problemas musculares o dentales. Otras causas están relacionadas con el corazón, una COVID-19 infección o una enfermedad grave.

Infarto de miocardio

El dolor de mandíbula también puede indicar un problema cardíaco actual o pasado. Los infartos, por ejemplo, se producen cuando se interrumpe bruscamente el riego sanguíneo al corazón. Además de dolor en el pecho, la espalda y los brazos, el dolor de mandíbula también puede indicar que está sufriendo un infarto. Obviamente, si no pertenece al grupo de riesgo, el dolor de mandíbula no siempre significa que esté sufriendo un infarto. Lo más probable es que el dolor tenga otra causa.

Resfriado común y gripe

El dolor de mandíbula suele ser un síntoma del resfriado común y la gripe. La causa suele ser la inflamación de los ganglios linfáticos de la mandíbula. La tos, los mocos y la fiebre pueden provocar dolor de mandíbula. Afortunadamente, la mayoría de las veces se resuelve por sí solo en cuanto desaparece la infección.

COVID-19

El dolor de mandíbula puede ser uno de los muchos síntomas de una infección por COVID-19. En este caso, el virus ataca diversas partes del cuerpo y puede causar inflamación en la articulación de la mandíbula.

Migraña

Un dolor en la mandíbula puede ser un tipo de migraña. Suele percibirse como un dolor intenso, punzante o palpitante que afecta a un lado de la cabeza. Este dolor puede ir acompañado de otros síntomas, como náuseas y una mayor sensibilidad a la luz.

Tensión

La tensión y la rigidez en la zona de la mandíbula son una causa frecuente de dolor mandibular. Los músculos que rodean la mandíbula se tensan como resultado de fuerzas excesivas que actúan sobre la mandíbula y debido a un elevado nivel de estrés. El dolor se siente como un dolor muscular o como si la mandíbula estuviera tensa y rígida.

Articulación mandibular

La articulación mandibular, que conecta el maxilar inferior con el cráneo, ayuda a mover la mandíbula hacia arriba y hacia abajo y permite hablar, masticar y bostezar. La disfunción de la articulación mandibular puede provocar dolor y molestias. Si tiene un problema en la articulación mandibular, puede sentir un dolor sordo u oír un chasquido.

  • Disparador: CMD Una causa frecuente de dolor mandibular es el trastorno craneomandibular (DCM). Se trata de una disfunción de la articulación mandibular y los músculos que la rodean. Las causas son muchas y variadas, pero todas se derivan de la tensión en los músculos de la masticación, la cabeza y la cara. Se agravan, por ejemplo, al llevar dentaduras postizas sueltas o mal ajustadas o al apretar y rechinar los dientes. Los síntomas de la DCM pueden incluir dolor en la articulación de la mandíbula, chasquido de la mandíbula, dificultad para masticar, dolores de cabeza y tensión en la zona del cuello y los hombros.
  • Disparador: Apretar y rechinar Otra causa de dolor en la articulación de la mandíbula es apretar y rechinar los dientes involuntariamente. Si aprietas y rechinas los dientes con regularidad -la mayoría de las veces mientras duermes-, puede producirse un fuerte dolor y tensión en la mandíbula.

Columna cervical

Una desalineación de la columna cervical o la tensión en los músculos pueden provocar molestias y dolor. Este dolor tiende a irradiarse del cuello a la mandíbula y suele describirse como un dolor punzante agudo o sensación de presión.

Calado

En la inmensa mayoría de los casos, el dolor de mandíbula se desencadena por una corriente de aire. Si estás expuesto a una corriente de aire frío durante mucho tiempo, los músculos que rodean la mandíbula pueden tensarse y provocar dolor.

Estrés y psique

Las personas que sufren estrés y otros trastornos psicológicos pueden padecer dolor de mandíbula o migraña como consecuencia de la acumulación de tensión y rigidez en los músculos. En algunos casos, la ansiedad y la depresión también pueden provocar dolor de mandíbula. 

Embarazo

Durante el embarazo, los cambios hormonales y el aumento del peso corporal pueden ejercer presión sobre la mandíbula, provocando dolor. A medida que avanza el embarazo, el feto empuja más contra los músculos circundantes, lo que aumenta las molestias, mientras que el centro de gravedad del cuerpo también tiende a desplazarse.

Dado que los músculos del cuello y la mandíbula están conectados mediante cadenas musculares a los músculos de la espalda y la cadera, la tensión en una zona también repercute negativamente en la otra. Las infecciones dentales durante el embarazo también pueden provocar dolor de mandíbula.

Fibromialgia

La fibromialgia -también conocida como reumatismo de partes blandas- es una enfermedad crónica que causa dolor y molestias en todo el cuerpo, incluida la mandíbula. Las personas que padecen fibromialgia suelen tener molestias originadas en los músculos y el tejido conjuntivo que los rodea. Este dolor puede percibirse como un dolor sordo, un dolor punzante agudo o una sensación de quemazón en la zona de la mandíbula. Otros síntomas de la fibromialgia son fatiga, problemas para dormir y dificultad para concentrarse.

Inflamación

La inflamación es una causa frecuente de dolor de mandíbula. Si no se trata, la inflamación puede extenderse y causar molestias.

Enfermedad de las encías (gingivitis)

Si las encías están inflamadas, la infección puede extenderse a la mandíbula. Los síntomas pueden incluir un dolor sordo o un dolor punzante y agudo en la zona de la mandíbula.

Inflamación del oído medio

Una infección de oído puede sentirse con frecuencia en la mandíbula. El dolor se irradia desde el oído a través de la mandíbula hasta la cara y se percibe como un dolor agudo o una sensación de presión.

Sinusitis

La sinusitis, también conocida como infección de los senos paranasales, suele provocar dolor en la mandíbula. Los senos paranasales están situados junto a la mandíbula. Si se infectan, la infección suele extenderse a la mandíbula, causando a menudo dolor y angustia. El dolor suele describirse como una sensación de presión en la mandíbula o un dolor sordo que afecta a toda la cara.

Sinusitis maxilar

La sinusitis maxilar es un tipo de infección de los senos paranasales. Los senos maxilares están situados por encima de la mandíbula y, si se inflaman, pueden provocar problemas en toda la mandíbula.

ES BUENO SABERLO: 

Cuidar las encías es esencial si quieres disfrutar de una mejor salud bucal, lo que a su vez beneficia a todo tu cuerpo. Obtén más información en nuestra guía definitiva para el cuidado de las encías.

Cáncer

Aunque poco frecuente, el dolor mandibular puede ser un signo de cáncer en la zona de la mandíbula o la cavidad bucal. Un tumor en esta parte del cuerpo produce molestias que se sienten como un dolor sordo o agudo. Además, el dolor de mandíbula también puede ser un efecto secundario de un tratamiento contra el cáncer, como la quimioterapia.

Reumatismo

El reumatismo es un trastorno inflamatorio que suele provocar molestias y dolor en las articulaciones y los músculos. Si afecta a la mandíbula, suele presentarse como un dolor sordo o agudo.

Período menstrual

A algunas mujeres les duele la mandíbula cuando tienen la regla. Los niveles hormonales cambiantes a lo largo del ciclo menstrual pueden provocar tanto cefaleas tensionales como molestias en la mandíbula. 

Tratamiento dental

Debido a su proximidad a la mandíbula, los tratamientos dentales y los procedimientos de restauración en la cavidad oral aumentan el riesgo de que los pacientes desarrollen complicaciones asociadas, por ejemplo: 

Cirugía de las muelas del juicio y extracción de dientes

La cirugía de las muelas del juicio y la extracción de dientes suelen provocar un dolor sordo o agudo en la zona de la mandíbula. El dolor puede aparecer inmediatamente después de la operación y, en el peor de los casos, durar semanas o meses. Por lo general, los síntomas postoperatorios desaparecen muy pronto gracias a la capacidad de curación natural del organismo o a la ayuda de determinados medicamentos.

Tratamiento del conducto radicular

El tratamiento de conductos también puede causar dolor en la mandíbula. Un nervio inflamado en un diente puede presentarse como un dolor que se irradia a la región de la mandíbula.

Relleno

Independientemente del material utilizado, rellenar un agujero (cavidad) en un diente, ya sea con amalgama, composites dentales o cemento, o incrustaciones indirectas de aleación de oro o cerámica, puede desencadenar dolor mandibular. Esto puede deberse al procedimiento en sí o a la hipersensibilidad de la dentina resultante del trabajo dental.

Limpieza dental

Las molestias en la mandíbula tras una limpieza dental suelen deberse a un estiramiento excesivo durante el procedimiento de higiene.

Rechinar los dientes

Al igual que la limpieza dental, el tallado de los dientes -por ejemplo, al colocar una corona- puede causar dolor si la mandíbula se tensa excesivamente durante el procedimiento.

Aparatos dentales

El dolor de mandíbula también puede ser un efecto secundario no deseado del uso de aparatos de ortodoncia, sobre todo al reinsertarlos o ajustarlos. Normalmente, las molestias desaparecen en unos días o semanas, a medida que los dientes se acostumbran a la nueva posición de los aparatos.

ES BUENO SABERLO: 

¿Quiere sentir el alivio de acabar con el dolor de los dientes sensibles? ¿Quieres aprender de los expertos de Curaprox sobre los síntomas de los dientes sensibles, cómo prevenirlos, qué los causa y qué puedes hacer al respecto? Entonces consulta nuestra guía para aliviar el dolor de los dientes sensibles.

Tratamiento: ¿Cómo combatir el dolor de mandíbula?

El dolor de mandíbula es desagradable y puede alterar su vida cotidiana. Afortunadamente, hay varias formas de combatir el dolor de mandíbula y empezar a sentirse mejor rápidamente. Diversos métodos de tratamiento, como los analgésicos, la fisioterapia, los remedios caseros y las terapias alternativas, como la homeopatía, ofrecen varias posibilidades.

¿Cuándo se debe consultar a un profesional sanitario?

Es importante buscar rápidamente ayuda médica si el dolor no es manejable o empeora, o si va acompañado de otros síntomas como fiebre alta o hinchazón. En algunos casos, el dolor de mandíbula puede indicar un estado crítico que requiere atención médica adecuada.

¿A qué profesional sanitario debe acudir?

En la mayoría de los casos, la mejor opción es un dentista o un ortodoncista. Sin embargo, si el dolor se debe a una afección médica, es aconsejable consultar a un médico generalista o a un especialista.

Pastillas y analgésicos

Los analgésicos como el ibuprofeno, el paracetamol o la aspirina pueden ser una forma eficaz de aliviar el dolor y las molestias mandibulares. No obstante, es fundamental seguir los consejos profesionales y las instrucciones del prospecto suministrado para evitar reacciones adversas o errores de dosificación.

Cortisona

En algunos casos, el tratamiento a corto plazo con un ciclo de cortisona puede ayudar a combatir el dolor. La cortisona es una hormona que puede reducir la hinchazón (inflamación) y el dolor. Dicho esto, la cortisona solo debe tomarse bajo supervisión médica.

Férula bucal

Una férula bucal es un protector de plástico hecho a medida que se ajusta con precisión a los dientes superiores e inferiores para igualar la presión en toda la mandíbula. Las férulas bucales son una forma eficaz de reducir el dolor mandibular, sobre todo si las molestias se deben a la articulación de la mandíbula o al rechinamiento nocturno de los dientes.

Fisioterapia

En caso de tensión en los músculos de la mandíbula o disfunción de la articulación mandibular, o trastorno craneomandibular (DCM), los fisioterapeutas emplean ejercicios y técnicas de masaje para aflojar y estirar los músculos de la zona de la mandíbula y el cuello. Aprender a mantener una buena postura e incorporar ejercicios de relajación a la rutina diaria son formas eficaces de reducir el dolor de mandíbula y evitar que reaparezca. 

Masaje

Un masaje suave puede ayudar a relajar los músculos que rodean la mandíbula y aliviar el dolor. Para obtener los mejores resultados y evitar sobrecargar más la articulación de la mandíbula, se recomienda que sea un especialista cualificado quien administre este tipo de masaje. Se pueden utilizar aceites esenciales, como el de lavanda o menta, para que el cuerpo absorba plenamente los beneficios del masaje.

Encintado

El tratamiento con cinta puede ayudar a estabilizar la articulación de la mandíbula. La cinta se aplica sobre la zona afectada y alivia la presión de los músculos. Es crucial que un profesional con formación médica aplique la cinta para evitar que la articulación se vea expuesta a cualquier tensión.

Remedios caseros

Ni que decir tiene que los remedios caseros tradicionales también pueden ser una buena forma de aliviar el dolor de mandíbula:

Calor

El calor es muy beneficioso cuando se trata de aliviar la tensión de los músculos que rodean la mandíbula y disminuir y desterrar el dolor mandibular. Es posible que el calor, como compresas calientes o una bolsa de agua caliente, aplicado sobre la zona afectada alivie el dolor. Un baño caliente también puede ayudar a relajar los músculos. Asegúrese siempre de utilizar la temperatura adecuada para evitar quemaduras.

Jengibre

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, el jengibre, o más bien los gingeroles que contiene, ha sido un remedio casero de confianza para el dolor de mandíbula durante generaciones. Además, el jengibre estimula la circulación sanguínea y alivia la tensión muscular. Hay muchas formas de incorporar el jengibre a la dieta: se puede masticar, beber como infusión calmante, utilizar como especia en los platos o incluso tomarlo como suplemento dietético. A pesar de sus muchos beneficios, un consumo excesivo de jengibre puede provocar efectos secundarios adversos debido a sus propiedades anticoagulantes.

Homeopatía

Los remedios homeopáticos, como el árnica o los glóbulos de belladona, pueden ayudar a aliviar el dolor y las molestias en la articulación de la mandíbula. Sin embargo, es importante consultar a un especialista cualificado para elegir el tratamiento adecuado y evitar posibles malas interacciones con otros medicamentos.

Botox

En casos graves, el dolor de mandíbula puede reducirse mediante un tratamiento con Botox. Las inyecciones de Botox tienen un efecto paralizante en los músculos a los que van dirigidas, lo que ayuda a aliviar el dolor de mandíbula. En teoría, los tratamientos con Botox sólo deben ser realizados por un profesional médico plenamente cualificado.

https://curaprox.es/blog/post/Dolor-de-mandibula-Causas-y-tratamiento